Proyectos y más proyectos



Desde que regresé el blog en el 2017 y después de subir el video de la campaña de crowdfunding en Patreon con el fin de obtener apoyo financiero, y además, mejorar la calidad de los contenidos más allá del post escrito, como la fotografía, el audio -para el caso del podcast- y video -en el caso de YouTube-, me puse a pensar que después de graduarme de la carrera de Cine y Televisión, he tenido unos proyectos para largometraje y uno para una serie de drama. Pero solamente no he salido de la fase inicial con base en una idea que se me salió de la cabeza y nunca tuve esa dedicación a desarrollarlo más allá de la fase inicial, a pesar de que eran muy ambiciosos.

Y no quiero poner esa historia triste sobre mi situación laboral, cosa que hice uno que otro trabajo de encargo, y presentarme en cualquier convocatoria de guión para poder empezar, al menos, con mi profesión. Esa sensación de inseguridad, desmotivación y sin tener una hoja de ruta clara fueron los detonantes para este proyecto que estoy haciendo actualmente. 

Ya era hora de cambiar de reseñar y comentar series de anime, videojuegos, series de TV y lo que estaba en tendencia en Internet, a centrarme en los creadores y las comunidades de cada uno de los pasatiempos y formas de expresión; empezando en América Latina, donde hay muchas cosas por explorar, mostrar y contar. Ahora que estoy realizando el videoblog piloto, lo estoy haciendo de a poquitos, aunque tenga que demorarme mucho en grabar mi voz y el material que sacaré de mi cámara, más uno que otro clip de stock que saque de alguna página web. 


Estoy volviendo a crear y publicar contenido, a comparación cuando estaba en las épocas de universitario cuando tenía que buscar un espacio después de clases y de las prioridades familiares, sin olvidar la motivación a la hora de escribir un post y preparar lo que son las fotos y el video cuando había un evento.

No obstante, por más que tenga el tiempo del mundo, me cuesta tener la dedicación, la disciplina y la constancia a la hora de trabajar en el blog. Aún así, tengo que lidiar con la procastinación, planear bien lo que tengo que hacer sin que haya una sorpresa como un viaje familiar, por ejemplo. Hasta tengo un tablero y mi smartphone para programar lo que voy a hacer, en forma de lista. Y a veces completo alguna de las metas o tareas.

Trato de acostumbrar a este método, por más que tenga que conseguir un trabajo, tener una rutina de lo que voy a hacer en la semana, tener un espacio para el ocio (incluyendo los videojuegos), aprender cosas nuevas, reforzar y estar actualizado en el medio audiovisual, dejar las distracciones mientras estoy haciendo mi trabajo; dejar las complicaciones a un lado, superar mis miedos, y sobre todo, recuperar lo que he perdido desde el 2014. 

Siempre quise hacer, a parte de escribir guiones y dirigirlos, hacer contenido para internet; empezando por YouTube. Pero el miedo al ridículo, aún después de salir del colegio, era lo que más preocupaba cuando iba a hablar frente a la cámara, tras los intentos que hice para hacer, al menos, un videoblog.

Como dijo alguna youtuber que seguí recentemente: "El único antídoto para el miedo es la acción". Y aquí estoy, haciendo en lo que me interesa y en un tema que me llama mucho la atención, que es la comunidad geek e Internet.

Hace falta mucho por avanzar y por crecer como blogger y profesional en esta era de la creación de contenido en Internet, mucho que aprender, practicar, e inspirar por mi propia cuenta. Pero hace falta buscar una ayuda, como un mentor o los mismos amigos en caso de que estén interesados en la iniciativa, evitando los errores que puedo cometer. También están los futuros seguidores quienes desean apoyarme, ya sea mediante Patreon, o compartir el contenido que estoy haciendo para pasar la voz y seguirme para las próximas publicaciones.

El tiempo pasa muy rápido, pero lo estoy haciendo porque me gusta, aunque lo haga casualmente y estar al tanto de los videojuegos, animación, cómics y todo lo relacionado con esta y otras subculturas que hay dentro y fuera del ciberespacio.

Comentarios